Maserati Engine Lab: el nuevo Maserati Engine Hub

El innovador motor del MC20, llamado Nettuno, es la primera creación del Maserati Engine Hub, establecido dentro de la planta ubicada en viale Ciro Menotti, en Módena. Nettuno, el motor de 6 cilindros biturbo del nuevo superdeportivo del Tridente, ha sido diseñado y probado en Módena, en la instalación que ahora es una de las joyas de la corona de la compañía. Más de 100 ingenieros, técnicos y empleados cualificados trabajan a tiempo completo no sólo en los motores de hoy, sino también en el diseño de los motores eléctricos del futuro próximo.

Maserati no fabrica sus propios motores desde 1998, pero con el MC20, una vez más, recupera una importante característica de su historia. En 2013 las nuevas estrategias de la compañía permitieron aprobar un plan de negocios que condujo a la creación del Engine Hub en 2015, dirigido por Gianluca Pivetti, ingeniero jefe. En parte gracias a esta instalación, la marca del Tridente entra en una nueva era. Las inversiones planificadas han dado como resultado un centro de desarrollo y producción de propulsores que es de los más modernos del mundo, con un sofisticado equipo que supervisa la vida útil del motor desde su diseño hasta el montaje en el vehículo, con todas las pruebas esenciales para su certificación y verificación.

El Engine Hub consta de cinco áreas separadas: taller de montaje, sala de pruebas, el taller donde se instala el motor en el automóvil, banco de rodillos de emisiones y producción.

Cuando se diseña un motor, se crea una lista de materiales en la que se enumera todo lo que interviene en su construcción. Cada componente (más de 300 para el Nettuno, el motor del MC20) se coloca en un contenedor específico con varias capas, protegido por una elegante cubierta Maserati, que contiene todo lo necesario para montar el motor, hasta el último tornillo. Este “carro” se traslada al taller de montaje, donde los técnicos especialistas construyen cada motor a mano, con la ayuda de una serie de dispositivos especiales diseñados durante las fases de desarrollo del motor. Cada motor también se verifica meticulosamente con instrumentos de la más alta precisión para garantizar la calidad del producto final y una mano de obra impecable. El trabajo se realiza en locales con aire acondicionado y una atmósfera controlada, donde el mantenimiento de la calidad del aire es fundamental, dado que la más pequeña partícula de polvo podría afectar al funcionamiento de componentes críticos como el soporte del eje, los pistones y los rodamientos, que tienen que resistir cargas y velocidades de rotación extremadamente altas, combinadas con tolerancias de unas pocas micras (1/5 del grosor de un cabello humano). Cuando el motor está completamente montado, se completa con los componentes auxiliares (generador eléctrico, compresor de aire acondicionado y otros satélites), se colocan en un carro y se transfieren a la sala de pruebas. El Centro de Motores de Maserati tiene 5 salas de pruebas con dinamos capaces de probar motores con potencias desde 440 hasta 1.000 CV. En la práctica, cada sala de pruebas es una especie de sala de operaciones, donde el motor se pone en marcha por primera vez. Es un entorno ideal que un motor no volverá a encontrar durante su vida útil; una vez instalado en el coche, cada conductor lo usará de una manera diferente. En la sala de pruebas cada motor se somete a velocidad de ralentí, a máximo régimen, a una aceleración en rampa y cuesta abajo, verificando datos de funcionamiento como el consumo de combustible y las emisiones.

Desde la sala de pruebas, el motor pasa al departamento del taller, donde se instalan la transmisión y otros componentes (como el radiador, los escapes y el depósito de aceite) antes de montarlo en el automóvil. El motor ahora comienza una nueva vida, pasando por nuevas pruebas en bancos de rodillos y pruebas reales en carretera.

En el Engine Hub podemos probar coches con motores de hasta 1.000 CV y velocidades de unos 300 km/h antes de verificar sus prestaciones en circuito. Podemos verificar el potencial del motor, la transmisión y los sistemas auxiliares (admisión de aire, escape, combustible y sistemas de suministro y refrigeración). Las pruebas de certificación también se realizan aquí mismo: requieren hasta 200 horas, pues cada mercado exige 5/6 pruebas para la certificación, y cada prueba se repite en todos los modos de uso del coche. Además, en Europa, desde septiembre de 2017, las pruebas en carretera con el PEMS (Sistema Portátil de Medición de Emisiones) también son obligatorias, así como las pruebas realizadas en los bancos de rodillos. Estas pruebas duran un par de horas cada una y al final del día implican al menos un mes de pruebas en carretera. El desarrollo de un motor requiere de seis meses a un año en la sala de pruebas: entre 400 y 600 horas en los bancos de rodillos para verificar las emisiones y el consumo de combustible. Una vez se han completado todos estos pasos, llega el momento de la aprobación final para la producción del motor que se instalará en el coche.

Cuando el desarrollo del nuevo motor se completa, comienza su producción, y tras un paréntesis de unos años, este proceso volverá a hacerse de nuevo en la planta histórica de la calle Ciro Menotti en Módena. Se ha creado una línea de producción totalmente nueva con 6 estaciones de montaje para producir el MC20. El proceso de producción utiliza maquinaria altamente innovadora, que no sustituye al conocimiento y la pasión de todo el personal de producción, sin el cual no sería posible construir automóviles únicos, con un alto grado de personalización según los requisitos de cada cliente. En general, en la producción de cada motor se invierten aproximadamente 25 horas, lo que supone poco más de 3 días de trabajo.

 
Permanecer en contacto
Regístrese aqui para saber más
Rellene todos los campos obligatorios.
SUS DATOS PERSONALES
*
*
*
*
PRIVACIDAD

Tras haber leído y comprendido la Política de Privacidad de Maserati,

*
*
*
*
*
*
*

*