Este sitio web utiliza cookies de creación de perfiles de terceros para prestar servicios acordes con las preferencias mostradas en su navegación por el Sitio web. La navegación por este Sitio web entraña su aceptación del uso de estas cookies. Si desea oponerse a dicho tratamiento, lea las instrucciones contenidas en nuestra Política sobre Cookies.
Permitir todas las cookies

Maserati conmemora las victorias americanas del 8CTF en las 500 Millas de Indianápolis

Módena, 29 de Mayo de 2020 – La marca Maserati ha conseguido reconocimiento internacional por el diseño, el estilo y las prestaciones de sus coches únicos. Con una histórica tradición de éxitos en las carreras y circuitos de alrededor del mundo, las victorias de Maserati lo han convertido en abanderado de la excelencia italiana. De hecho, la competición forma parte del ADN de Maserati: fue en el mundo de las carreras la competición donde comenzó a crecer el mito de la marca. 

Las dos victorias consecutivas conseguidas el 30 de mayo de 1939 y el 30 de mayo de 1940 en las 500 Millas de Indianapolis, una de las carreras más importantes del mundo, con Warren Wilbur Shaw al volante, ayudaron a aumentar la notoriedad de la marca en los Estados Unidos y a nivel internacional.

Maserati 8CTF

El 8CTF fue otro diseño inspirado por Ernesto Maserati, originalmente ideado en 1938 con el apoyo de la familia Orsi, los empresarios de Módena que se habían hecho cargo del negocio en 1937. Caracterizado por su motor de 8 cilindros, donde los cilindros van en un monobloque fundido con la culata (de ahí el nombre "8CTF", correspondiente a 8 cilindros "testa fissa" - culata fija), el nuevo vehículo fue la respuesta de Maserati para reafirmar su competitividad frente a los otros fabricantes europeos.

El coche que ganó las 500 Millas de Indianápolis en 1939 y 1940 era propiedad de la escudería Chicago Boyle Racing Headquarters, que pertenecía a Michael Joseph "Mike" Boyle. De ahí el motivo por el cual se inscribió en la carrera bajo el nombre de "Boyle Special".

Después de las dos primeras victorias, en 1941 Shaw parecía destinado a un histórico hat-trick, pero un pinchazo le impidió ganar la carrera estadounidense por tercera vez consecutiva. En 1946, después de un parón durante la Segunda Guerra Mundial, el mismo 8CTF que Shaw había conducido terminó la carrera de Indianápolis en tercer lugar, esta vez con Ted Horne al volante, y seguido por otro 8CTF, pilotado por Emil Andres. Horne repitió su tercer lugar en 1947 y terminó cuarto en 1948. Estos impresionantes resultados confirmaban la increíble longevidad deportiva del diseño inicial desarrollado por Ernesto Maserati en 1938, que permaneció competitivo, al más alto nivel, durante una década.

Las impresionantes actuaciones de Maserati en el circuito de Indianápolis sentaron las bases para el nacimiento de un mito italiano en los Estados Unidos. Su prestigio era tan grande que en 2014 la HVA (Historical Vehicle Association) de los Estados Unidos registró al 8CTF como el primer automóvil de producción no estadounidense en obtener un lugar permanente en los anales de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. Grabada bajo los "Estándares para la Documentación del Patrimonio" del Secretario del Interior, la documentación se ha colocado en el NHVR (National Historic Vehicle Register) y HAER (Historic American Engineering Record). Además, uno de los tres coches fabricados, el que llevó Wilbur Shaw a la victoria en las 500 millas de Indianápolis en 1939 y 1940, se ha reconfigurado con la pintura original y se exhibe en el Museo de Indianápolis Speedway.

Sin embargo, los éxitos en las carreras del 8CTF no se limitaron a las victorias en los tradicionales circuitos ovales estadounidenses, ya que este modelo de Maserati también triunfó en otra importante carrera como la subida a Pikes Peak, en Colorado, donde Luis Unser fue el ganador en 1946 y 1947. La carrera de Pikes Peak se realizaba sobre una rampa ascendente de unos 20 km, principalmente en carreteras sin pavimentar y con 156 curvas que representaban una prueba desafiante tanto para el conductor como para el coche. La línea de salida se situaba a 1.440 metros sobre el nivel del mar, mientras que la meta estaba a una altitud de 4.300 metros. De esta forma se consiguieron unos resultados realmente excepcionales para un vehículo extraordinario, que demostró ser altamente competitivo en disciplinas totalmente diferentes.

load more
no results

Photo Credit: John Lamm

MC20: un nombre que marcará el inicio de una nueva era
Regístrese aquí para descubrir más sobre el nuevo coche deportivo de Maserati y la casa del Tridente
Rellene todos los campos obligatorios.
SUS DATOS PERSONALES
*
*
*
*
Please enter a valid email address
* Campos obligatorios