/
NACIDOS PARA COMPETIR
Para muchos, crecer en esta parte de Italia en el último siglo ha significado estar rodeados del rugido de vehículos de alto rendimiento. Entre ellos, las creaciones realizadas a medida por tres hermanos —los Maserati— que soñaban con construir los coches más rápidos que ganasen más carreras.
CONCEBIDOS PARA VENCER
Nuvolari, Villoresi, Fangio, Moss. Numerosos campeones han competido y triunfado al volante de un Maserati, bien sea en las pistas, en circuitos urbanos o por las montañas. Desde el debut del Targa Florio en 1926 a las victorias del MC12 pasando por el título de F1 obtenido en 1957, la leyenda de Maserati en el automovilismo ha conquistado todo el mundo.
COMPETIR, CADA DÍA
En 1947 comenzamos a construir modelos que usar en la carretera junto con los coches de carreras. Un diálogo constante entre los equipos de automovilismo y los ingenieros de los coches para uso en carretera que han dado vida a algunos de los automóviles concebidos para las carreras de mayor excelencia. Los tiempos han cambiado pero la fórmula permanece constante: motores procedentes de las carreras y tecnologías que se albergan en lujosos interiores con un diseño brillante. Un principio que sigue inspirándonos y nos hace dar la bienvenida a nuevos desafíos, día tras día.