Fondo azul y violeta Fondo azul y violeta


Viajar no es solo desplazarse en el espacio, sino también en el tiempo.

Desplazarse para ir más allá, para llegar un lugar diferente y a un momento diverso: el futuro que anhelamos.

Un futuro puede estar oculto en cualquier lugar, incluso en la arena de un desierto, como los granos de un reloj de arena a punto de caer.

Una aventura que despierta una emoción concreta: la emoción de la exploración.

El tiempo no espera a nadie, comencemos por el último episodio de las Stories of Audacity de Maserati...

El lugar, los personales, el viaje.

Dicen que por la noche el viento barre el desierto, que por la mañana todo tiene un aspecto diferente. Solo los que lo conocen bien saben dónde se encuentran, otros navegan por un mar de arena lleno de posibilidades.

El coche.

Para viajar en el desierto es necesario reducir la presión de los neumáticos: es la razón por la que nos detenemos. El conductor sale del coche y con la ayuda de un manómetro portátil extrae el aire con un sonido que deja solo el rastro de su presencia antes de disolverse en el viento.

El desafío.

Mirándolo distraído, el desierto parece el final de un proceso milenario. Restos de rocas cósmicas, separadas por el tiempo y por la erosión de una cadena de momentos infinita, que se han hecho cada vez más pequeñas y bailan a merced del viento que levanta los granos hacia el cielo.

La vuelta.

Volver a la ciudad es como el viaje del héroe. El mundo antiguo y un desafío que afrontar, el más duro. Un desafío que, como el desierto, está lleno de dificultades, de lugares oscuros, de arenas en las que puedes hundirte.

El camino correcto.

El viaje de Maserati hacia la electrificación comenzó con el desarrollo de las versiones híbridas suaves de Ghibli y Levante, los dos primeros modelos que Maserati ha desarrollado para el futuro.
Fondo azul y violeta Fondo azul y violeta